El niño que salvó a su padre en Mieres, al equipo de "Centro Médico": "Sabía lo que tenía que hacer"

El niño habló por videoconferencia con actores y actrices de la serie de TVE con la que aprendió primeros auxilios

er"
Manuel Rodríguez restableciéndose en su casa tras salir del hospital

El niño que salvó la vida a su padre en Mieres, Manu Rodríguez Muñiz, ha cumplido hoy uno de sus sueños: hablar con parte del equipo de "Centro Médico". Según dice, fueron los conocimientos adquiridos en esta ficción de Televisión Española (producida por Zebra Producciones) los que le ayudaron a hacer el boca a boca a su padre y a dejarlo tumbado para que no se ahogara, después de que sufriera un síncope. Actores y actrices, además del equipo de casting y el director de la serie, Vicente Torres, han participado en la conversación. A la pregunta de si le pudieron los nervios, el chaval contestó que no, porque "sabía lo que tenía que hacer". 

La actriz asturiana Ana Villa, la psicóloga Lucía Velázquez en la ficción, fue la primera en responder a la llamada de "Skype". "Hola campeón", le dijo. A lo que Manu Rodríguez respondió con un tímido "hola". Junta a ella estaban otros miembros del reparto, como María Pedroviejo (la enfermera Pepa Monteoliva). Esta última le preguntó si se había puesto nervioso cuando su papá se puso malo. "Sabía lo que tenía que hacer", ha afirmado el pequeño. 

La respuesta fue acogida, al otro lado de la línea, con un sonoro aplauso que Manu Rodríguez recibió con gusto: "Me ha encantado conocerlos", ha asegurado. 

Fue una suerte que el chaval estuviera en casa cuando su padre, también Manuel Rodríguez, sufrió un síncope que le dejó sin conocimiento. El niño le hizo el boca a boca y se aseguró de que respiraba. También le colocó de lado, antes de acudir a casa de una vecina para llamar al 112. "Necesito una ambulancia, mi papá está muy malo", dijo. Cuando llegaron los sanitarios llamó a su madre, que estaba viajando hacia el hospital, para tranquilizarla: "Papá respira", le aseguró.

Su padre se está recuperando ya de la dolencia en la espalda que le ocasionó el síncope. Han recibido muchas llamadas de felicitación por el comportamiento del chaval, que fue todo un héroe con temple. Otras muestras de cariño han llegado desde las redes sociales, como la de la actriz Rebeca Valls. En "Centro Médico", es la cardióloga Diana Ortega.








Un niño de 10 años salva a su padre tras sufrir un síncope en su casa de Mieres

Manuel Rodríguez practicó el boca a boca a su progenitor, le puso de lado para evitar que se ahogara y avisó a los servicios de emergencias

 
 
 

Manuel Rodríguez Muñiz es el niño de la guarda. Con sólo diez años, y sin que nadie se lo haya enseñado, sabe cómo salvar una vida. Fue una suerte que estuviera en casa cuando su padre, también Manuel Rodríguez, sufrió un síncope y perdió el conocimiento. "Manu, Manu? me muero", fue lo único que pudo decir antes de caer al suelo. El chaval reaccionó rápido: le hizo el boca a boca, comprobó que respiraba y le colocó de lado. Nunca ha ido a un curso de primeros auxilios, dice que lo ha aprendido en la serie "Centro Médico". Desde casa de una vecina llamó al 112 y fue muy claro: "Necesito una ambulancia, mi papá está muy malo". Ahora ya está mejor, recuperándose en el hospital. Cuenta los días para poder abrazar a su hijo. A su niño de la guarda.

Hay pocos detalles que se le escapen a Manuel Rodríguez Muñiz. Tiene los ojos grandes y los mueve inquieto, como si quisiera verlo todo de golpe. Cualidad que acompaña de una criba para quedarse sólo con lo importante. Sabe que su madre, Olivia Muñiz, trabaja a una hora de casa y quiere estar preparado para todo. "De muy pequeño ya se sabía mi número de móvil, sin que nadie se lo hubiera pedido", explica ella. Lo anotó en un papel, que pegó en la estantería de su habitación, y también escribió "ambulancia 112".

Es precavido, aunque nunca antes se había enfrentado a una emergencia como la del otro día. "Papá estaba viendo la tele y, de repente, se apoyó en el reposabrazos del sofá y cayó al suelo", relata, aún con un poco de susto en el cuerpo. Su padre, desde el hospital, continúa la historia: "Sentía un dolor muy grande, tan grande que me quitaba el conocimiento. Sólo acerté a decir 'Manu, Manu? que me muero'. Hace poco que sufrí un ictus y tenía miedo de que fuera lo mismo". Ahora sabe que estaba padeciendo un síncope derivado de una dolencia en la espalda. Ataques que pueden transcurrir acompañados de otros síntomas, como vómitos. Así que la idea de colocarlo de lado fue la mejor que el pequeño pudo tener.

"En el cole no nos han enseñado todavía RCP (Reanimación Cardio Pulmonar), pero yo lo aprendí en 'Centro Médico', una serie que veo a veces con Matías (un amigo)", señala. También sabía que debía colocar la lengua del paciente. Su hijo salvándole la vida. Es el último recuerdo de Manuel Rodríguez antes de perder el conocimiento por completo. Cuando lo recuperó, escuchó al niño hablando con los sanitarios: "¿Seguro que es a tiempo? A ver si vais a llegar tarde y se muere mi papá".

Un héroe con temple

El chico fue un auténtico héroe mientras el papá estaba sin consciencia. Llamó a su madre y le explicó la situación: "Me dijo que el padre estaba en el suelo y que lo había colocado para que no se ahogara. Yo le respondí, muy nerviosa, que tardaría una hora en llegar a casa y que tenía que llamar a la vecina para que avisara al 112", relata Olivia Muñiz. Así que Manuel se aseguró de que su padre estaba en la posición correcta y corrió a la puerta de al lado. Y tomó las riendas de la situación: "Yo llamé a la ambulancia, porque estaban todos muy nerviosos". "Bárbara (su vecina) me ayudó para dar la dirección y eso", añade.

No pudo ir en la ambulancia, así que se quedó en la casa de los vecinos. Lo que sí hizo, fue asegurarse de que su madre viajaba tranquila hasta el hospital. Volvió a llamarla: "Tranquila, mamá. Papá respira". Un comportamiento ejemplar que llamó la atención de los responsables del Centro de Coordinación de Emergencias del 112-Asturias. Al día siguiente, se pusieron en contacto con los voluntarios de Protección Civil para que el chaval pudiera visitarlos y conocer la labor sanitaria más de cerca.

Aficionado al hockey

"Estamos encantados con este chico, es un ejemplo para todos. Siguió el protocolo a la perfección", afirma Vicente Ortega, responsable de Protección Civil de Mieres. Los voluntarios le enseñaron los vehículos de atención de emergencias y le prometieron que irán a su colegio, el Prau Llerón-Clarín, para ofrecer un curso de RCP. El niño está deseando contarles la hazaña a sus compañeros.

"Lo mejor es que ahora papá ya se está poniendo bien", señala, después de contar la historia. Dice su madre que es intranquilo y "un niño de su edad". "Pero, cuando tiene que responder, responde", añade, orgullosa. Aunque el susto fue grande, ya ha recuperado su rutina. Y lo que más le gusta es el entrenamiento de hockey: "Juego porque me gusta mucho, no para ganar". ¿Quiere hacer carrera deportiva? Todavía no lo sabe. Está entre el deporte, la música y la química. Aún no tiene clara su vocación, pero sí está claro que tiene madera de héroe

Protección Civil reparte más de 260 juguetes a niños mierenses

La agrupación local recogió durante dos meses donativos que entregó a más de un centenar de chavales en el recinto ferial

Protección Civil reparte juguetes en Mieres
 
Protección Civil reparte más de 260 juguetes a niños mierenses
El reparto de regalos, en el recito de Santullano. 

La agrupación de Protección Civil en Mieres repartió mucha ilusión. Este cuerpo de voluntarios que se dedica a velar por la seguridad de los mierenses también veló por la alegría de los más pequeños gracias a una entrega de juguetes que desarrollaron el miércoles en el recinto ferial de Nuevo Santullano. Hasta 260 juegos repartieron entre los niños que se acercaron durante las seis horas que los voluntarios estuvieron en el recinto.

Vicente Ortega, responsable de Protección Civil en Mieres, señaló que "hace dos meses se nos ocurrió iniciar esta campaña y gracias a las donaciones que tuvimos pudimos hacer este evento que resultó fabuloso". Ortega agregó que "en total repartimos algo más de 260 juguetes entre las decenas de niños que vinieron". El acto comenzaba a las cinco de la tarde, y ya entonces habría casi un centenar de chavales esperando por su regalo. A partir de ahí, un goteo incesante de pequeños que les llevó a seguir repartiendo ilusión hasta las once de la noche. "Fue fantástico ver la alegría con la que recibían los regalos y la ilusión con la que los abrían", señaló Vicente Ortega.

El responsable de Protección Civil de Mieres aseguró que aunque la de este año ha sido la primera campaña de este tipo de la asociación, seguramente no sea la última: "Ha sido una recompensa tremenda ver la cara de satisfacción de los pequeños y en la medida que podamos, seguiremos haciéndolo".











Protección Civil de Mieres envía medicamentos para los palestinos de Gaza

Los voluntarios han desarrollado una campaña solidaria junto con el Padre Ángel

 
Por la izquierda, Vicente Ortega, Guadalupe Díaz, José Luis Llera, y Alejandro Hernández, ayer .
Protección Civil de Mieres ha querido tener un gesto con la población palestina afectada por la intervención israelí en Gaza. Los voluntarios, en colaboración con Mensajeros de la Paz, fundación impulsada por el Padre Ángel, han realizado una campaña de recogida de donativos y medicamentos para su envío a este conflictivo territorio. Tras varias semanas de trabajo, ayer se hizo recuento. Protección Civil mandará el lunes a la embajada palestina en Madrid una furgoneta llena de material.

"Estamos satisfechos con el balance de la iniciativa y agradecemos la colaboración del Padre Ángel", señaló ayer el responsable local de Protección Civil, Vicente Ortega. Destacó la colaboración del personal sanitario de los centros de salud del municipio. También explicó que las farmacias han hecho una importante aportación.

El año pasado Protección Civil realizó en Mieres 8.563 horas de trabajo con 675 intervenciones. El grupo está formado actualmente por 36 voluntarios. Además de
colaborar activamente en decenas de eventos, es habitual que desarrollen iniciativas de carácter solidario. El grupo de Protección Civil de Mieres realizó en julio una marcha a favor de la lucha contra el cáncer que terminó en Covadonga. La idea surgió de José Luis Llera y se cubrieron un total de 98 kilómetros a pie, sin más compañía que la de dos ponis y una urna, donde fueron recogiendo donativos de Ayuntamientos y vecinos de las distintas localidades que encontraban a su paso. Al final la recaudación superó los 3.000 euros

 

El padre Ángel y Protección Civil crean un banco de alimentos para Mieres

El padre Ángel, con el alcalde de Mieres, cuando fue pregonero de las Fiestas de San Xuan. :: j. m. pardo
El padre Ángel, con el alcalde de Mieres, cuando fue pregonero de las Fiestas de San Xuan. :: j. m. pardo
  • La iniciativa surge ante la necesidad detectada por los voluntarios de la propia agrupación municipal del concejo

 

La conversación surgió el pasado 5 de septiembre con el padre Ángel, sacerdote mierense que al frente de la ONG Mensajeros de la Paz ha destacado por su dedicación a los más desfavorecidos. «Se lo propusimos y le pareció una buena idea, por eso va a participar activamente en su creación». El proyecto se denominará 'Mieres sin hambre' y será un nuevo banco de alimentos para los vecinos más desfavorecidos del concejo. Es Protección Civil la entidad que impulsa esta iniciativa y su coordinador, Vicente Ortega, quien mantuvo la charla con el conocido religioso.

Ortega informó que en breve comenzará la recogida de alimentos. «Vamos a disponer de varios puntos de recepción en comercios de Mieres. También se podrá hacer la entrega de forma directa en la sede de Protección Civil, que se encuentra en el recinto ferial».

'El horario de atención al público será de 8 a 14 horas. Por otro lado, desde la agrupación aseguran que habrá un «control riguroso» para determinar las verdaderas necesidades de las personas y familias que quieran ser beneficiarias del servicio.

'Mieres sin hambre' surge de la necesidad y de los problemas de muchas familias que ha detectado Protección Civil en el concejo. De hecho, se prepara un acto de presentación del nuevo banco de alimentos en el que participará el propio padre Ángel. «Pensamos cobrar una especie de entrada para quienes acudan a la charla. Será un kilo de un alimento no perecedero, como arroz o legumbres». Sin duda, una forma para comenzar a llenar la despensa de esta nueva organización.

Comedor social

La necesidad de alimentos es evidente también por el número de personas que asisten al comedor social de Mieres, cada vez en aumento. Un mal síntoma para el presidente de la Asociación Mierense de la Cocina Solidaria (Amicos), quien considera que la crisis sigue haciendo estragos. Carlos Muñiz Fernández explica que cada vez es mayor «un incremento de las necesidades», pero que la entidad carece de medios para cubrirlas.

En 2013, el comedor ofreció 8.306 comidas, un 5% más que el año anterior, pero un 40% más si la comparación se hace con los datos de 2009. El año pasado, Amicos atendió a 256 beneficiarios (que al menos acudieron un vez a lo largo del año a su comedor social), lo que supone un incremento del 24,8% respecto a 2012.



 

Protección Civil de Mieres, con los más necesitados

  • Las familias con escasos recursos podrán pasar a recoger ropa para niños y adultos. Desde mañana, tres días a la semana

  • El coordinador de Protección Civil, Vicente Ortega, ultima la clasificación de prendas que se repartirán en breve.
  •  
  •  
    21
  •  
  •  
  •  

Continuando con su labor solidaria, la Agrupación de Protección Civil de Mieres se vuelca de nuevo con las familias de menos recursos del municipio. Sus voluntarios llevan semanas recogiendo ropa y calzado para repartir.

Tras la recogida, las distintas prendas, Protección Civil está procediendo a la ordenación y selección del mismo para facilitar el reparto que se hará en los próximos días. De hecho, la agrupación local pretende comenzar a repartir la ropa y el calzado mañana mismo y continuar luego los miércoles viernes.

La distribución se realizará en los locales propios, en el recinto ferial de Santullano, en horario de diez de la mañana a doce del mediodía. Con la intención de llegar al mayor número de gente, las entregas se realizarán a todas las familias que acudan, sin necesidad de facilitar ningún documento sobre los ingresos de la unidad familiar.

Y es que, según explicaba ayer el coordinador de Protección Civil de Meres, Vicente Ortega, «confiamos en la gente. Los que no tengan necesidad ya han ayudado proporcionándonos ropa, no van a venir a por ella».

Al mismo tiempo, Protección Civil quiso agradecer la colaboración de los numerosos mierenses en la recogida de ropa y calzado, pero tambien la de «nuestros voluntarios que han impulsado esta campaña».

Desde esta misma agrupación, y en colaboración con el Padre Ángel, se ha puesto en marcha el proyecto 'Mieres sin hambre', un banco de alimentos solidario.